GRANDES LEYENDAS: Ernesto Sánchez Fajardo, “El Jilguero del Huascarán”, cantor del pueblo (FOTOS, VÍDEOS)


José María Arguedas lo bautizó como Jilguero y Luis Pizarro Cerrón, otro estudioso de la cultura andina, le añade Del Huascarán. Así nace uno de nuestros más legendarios y prolíficos cantautores de nuestra música andina.

“En este mundo de vivos, el vivo vive del sonso, el sonso de su trabajo y el diablo de sus maldades”, cantaba el primer congresista proveniente de la farándula: Ernesto Sánchez Fajardo, más conocido como ‘El Jilguero del Huascarán’. En 1978 fue elegido padre de la patria por el extinto partido Frenatraca. La denuncia de la injusticia social marcó sus composiciones que son, desde 2008, Patrimonio Cultural de la Nación.
Ernesto Sánchez nació el 7 de noviembre de 1928 en el distrito de Bambas (Áncash). Desde muy joven sobresalió como cantante y compositor. Su carrera musical se inició a principios de la década de 1940 cuando integraba el trío “Los hijos del Sol”. Su sobrenombre se lo debe a la soprano Luz Gálvez, quien lo apoyaría en su debut como solista.
 Las canciones de este ilustre cantautor ancashino  encierran todas las facetas de la
vida de los pueblos del Ande.
“Al llegar a Lima miraba con extrañeza que la música serrana no se cultivaba. No se hablaba de los primeros pueblos como Huaraz… A través de mis canciones quería hacer conocer a mi pueblo Bambas”, contaba el ‘El Jilguero del Huascarán’ en una entrevista.
Con solo 6 años de edad incursiona en el ambiente artístico como bailarín de la Compañía Summac Tikka, pero es en 1946 que debuta profesionalmente en uno de los muchos coliseos creados para la presentación de los artistas folclóricos.
Guitarra en mano y con un poncho en el hombro conquistó al público del festival de San Juan de Amancaes, en el distrito de El Rímac. Ernesto sorprendió al jurado con su interpretación y vestuario haciéndose acreedor del primer puesto.
Guitarra en mano y con un poncho en el hombro conquistó al público de festivales
y coliseos.
José María Arguedas, un apasionado del folclore, lo bautiza como Jilguero y Luis Pizarro Cerrón, otro estudioso de las manifestaciones artísticas de los Andes, le añade Del Huascarán. La leyenda había comenzado.
En una publicación de los años 60 se puede leer de Ernesto Sánchez Fajardo, El Jilguero del Huscarán: "Cuando se presenta en los escenarios de los coliseos Dos de Mayo o el Nacional (ahora canta en el primero) todo el público aplaude y aún lanza alaridos de júbilo. El anunciador del Coliseo Dos de Mayo lo presenta: ‘Aquí está el gigante de la canción ancashina’. Y no es ningún gigante. Me honro con su amistad desde hace quince años. Es un muchacho delgado, de aspecto frágil, casi enfermizo. Cuando ha interpretado cinco o seis canciones y hace como que se va del escenario, el alarido del público se repite…". El texto es parte de un estudio sobre la música popular y sus intérpretes, y lo firma José María Arguedas.
------------------------------------------------------------------------------------------------
Llegó a la capital con la ola de migrantes en los años 40 y se quedó para hacer oír su voz como cantante.
------------------------------------------------------------------------------------------------
Ernesto Sánchez Fajardo, en efecto, se hizo estrella en los coliseos y de allí pasó a la radio y el disco para lograr el éxito masivo. Llegó a la capital con la ola de migrantes en los años 40 y se quedó para hacer oír su voz como cantante. Su hija, July Sánchez Fuentes, cuenta que hizo el camino desde su natal Bambas, Áncash, a Lima, en varios años. "Se fue de su casa a los siete años. Se quedaba trabajando en los pueblos. Fue peón en las haciendas y ayudante en un montón de sitios". Partió niño y llegó adolescente a la capital. Aquí trabajaba en los mercados y al final de la jornada cantaba huaynos de su tierra –o chuscadas– para engañar al corazón y a la nostalgia.
Más tarde dejó los mercados para vender cancioneros que promocionaba interpretando él mismo las canciones. "El año 42 se vinculó con grupos folklóricos y ahí inició su carrera artística", dice su hija. Por entonces los coliseos eran lugares de reunión de gente provinciana y en ellos actuaban compañías artísticas de bailarines y cantantes. Él empezó como asistente de los consagrados y escaló uno a uno los peldaños de la fama: fue bailarín, hizo coros, cantó en grupo y llegó a solista. Esa historia de esfuerzo la comparten muchos artistas de la época. La compañía que lo acogió era dirigida por la soprano Luz Gálvez y fue ella quien lo bautizó el día del debut: Jilguero del Huascarán.
En sus inicios actuaban en compañías artísticas de bailarines y cantantes.
Luego vendrían las presentaciones y el camino a la consagración. Grabó sus primeros discos de 45 con otro cantante de su tierra, Jacinto Palacios, por iniciativa del escritor José María Arguedas, a fines de la década del 40.
Los temas de sus canciones abordaban no solo el romanticismo sino la indignación por las penurias que pasaban los inmigrantes en la capital. Antes de llegar al Congreso, ‘El Jilguero del Huascarán’ defendió los derechos de los artistas populares peruanos. Aprovechó su fama para liderar y consolidar la creación de asociaciones culturales; incluso realizó campañas de recolección de ropa y víveres para los presos en las cárceles de provincias.
En la década del 50 El Jilguero del Huascarán llegó a la radio y al disco y, por fin, el éxito le mostró su mejor sonrisa. Por entonces los artistas andinos apenas arañaban la popularidad, pero el fenómeno crecía. A la par del Jilguero también empezaban a sonar de manera constante Jaime Guardia y la Lira Paucina, Pastorita Huaracina, Wara Wara, entre otros.
En los 50 El Jilguero del Huascarán llegó a la radio y al disco y, por fin, el éxito le
mostró su mejor sonrisa.
El Jilguero del Huascarán fue el primer artista folklórico que grabó un long- play como solista y el primero en obtener un disco de oro. En 1960 grabó “Marujita” para el sello Odeón. Con este huaino batió el récord de ventas superando a otros géneros musicales. Además fue el primer cantante de música andina a quien la empresa discográfica IEMPSA le otorgó un disco de oro. Su música traspasó las fronteras y llegó a Bolivia, Argentina y Chile.
"Él se diferenció de otros artistas porque muchos de sus temas tocaban lo social. Sus letras no tenían un nivel poético complejo, pero eran directas y cercanas a las aspiraciones de la población", explica su hija July.
‘El Jilguero del Huascarán’ ocupó los cargos de secretario general del Sindicato de Artistas Folclóricos del Perú (SAFP), así como presidente de la Federación Nacional Folclórica del Perú (FENFOLP).
En 1978 es elegido miembro de la Asamblea Constituyente por el partido Frente Nacional de Trabajadores y Campesinos (Frenatraca), siendo su objetivo la lucha por la reivindicación de la cultura popular. Compartió escaños con el veterano Luis Alberto Sanchez, el novel Alan García, Roger Cáceres Velásquez y Javier Valle Riestra.
En 1978 es elegido miembro de la Asamblea Constituyente por el partido Frenatraca.
Como congresista impulsó la inclusión de los artículos 34 y 35 en la Constitución de 1979, que buscaban preservar las manifestaciones de las culturas nativas, el folclore y la artesanía; así como el derecho de las comunidades quechuas, aimaras, entre otras a recibir la educación primaria en su propia lengua.
La voz de ‘El Jilguero del Huascarán’ se apagó en un accidente, el 23 de diciembre de 1988. Dos décadas más tarde, el INC le otorgó la distinción póstuma de Personalidad Meritoria de la Cultura Peruana, y declaró su obra musical como Patrimonio Cultural de la Nación.
-----------------------------------------------------------------------------------------------
Fue un gran exponente de la época de oro del folclore andino - los 60 - periodo en el que la migración hacia la capital, transformó el panorama cultural del país.
-----------------------------------------------------------------------------------------------
Ernesto Sánchez Fajardo fue una de las voces más representativas del folclore ancashino. Su actividad fue especialmente significativa durante la época de oro del folclore, periodo en el que la migración hacia la capital, transformó el panorama cultural del país. En este sentido, se considera a Sánchez Fajardo como pionero en la promoción, difusión y continuidad de la música tradicional popular durante el siglo de la globalización.
La obra musical de Ernesto Sánchez Fajardo, fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación el 10 de octubre de 2009, por haber contribuido decisivamente a la vigencia, fomento y transmisión de la música tradicional popular de la Región Áncash, como parte de la salvaguardia, promoción y difusión del Patrimonio Cultural inmaterial peruano.
La obra musical de Ernesto Sánchez Fajardo, fue declarada Patrimonio Cultural de la Nación el 10 de octubre de 2009.
El Jilguero, un cronista musical
“No hay mejor palabra para definir al Jilguero del Huascarán que la de cronista. Sus canciones encierran todas las facetas de la vida de los pueblos del Ande. Su canto ensalza la alegría, expresa el dolor, llora el amor perdido o la soledad del desamor, canta a los seres queridos, a la amada, a la madre o a los hijos, loa la naturaleza exaltando la majestuosidad de las montañas y los ríos o la injuria cuando lamenta los desastres naturales que azotan los pagos remotos. Como todo buen cronista, El Jilguero también ha recogido el sufrimiento de su pueblo. Así, muchas de sus canciones están dedicadas a denunciar el maltrato y la injusticia que padece el hombre común de los Andes. Pero su canto no se conforma con ser denuncia, sino que, más allá de ello, se esfuerza por abrir nuevos caminos hacia un mundo nuevo. El canto del Jilguero es también un canto al futuro.” Escribe Julio Mendívil, musicólogo peruano radicado en Alemania
Redacción: Lili Córdova Tábori
Fuentes: www.huachos.com / www.elcomercio.pe / www.es.wikipedia.org / www.larepublica.pe
Fotos: Archivo Histórico El Comercio
VÍDEO 2 (Entrevista - "Marujita")


VÍDEO 2 (El Huascarán)


VÍDEO 3 (Los mejores éxitos)
A
Anuncios:
Comparte en Google Plus

Autor FÉLIX RODRI

Artista, folclorista y activista político/cultural. Apasionado investigador y difusor de la cultura peruana. Editor en jefe de la Revista Virtual Perú Folklórico y colaborador en otras plataformas similares.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

0 comentarios :