4 mar. 2017

COSTUMBRES: Origen y significado de la Yunza o cortamonte


Febrero se caracteriza por ser fiesta y jolgorio; no obstante, el origen de cada una de las tradiciones que hacen de este mes el más colorido, parece difuso y hasta desconocido. Una de estas prácticas es la yunza ¿Cuál es el origen y el significado de esta costumbre?

La yunza, unsha, humisha, huanchihualito, sacha cuchuy y cortamonte (denominaciones regionales) es la costumbre de adornar un árbol con globos, serpentinas, frutas, juguetes y hasta con paquetes de regalos para cortarlo después entre baile y baile.

En la costa utilizan huarangos y sauces; en la sierra, molles, capulíes, y eucaliptos; en la selva, palmeras. Hay que derribarlo, hay que celebrar el carnaval, los árboles son diferentes, la idea es la misma.
José María Arguedas, refiriéndose al carnaval andino, dijo: “Es la fiesta más grande de los indios peruanos (…) y su música es la más hermosa de todo el folklore peruano (…) debe tener un lejano origen indio puro (…)”.
En efecto, la yunza es una danza ritual alrededor de un árbol previamente adornada para agradecer a la Pacha Mama (Madre Tierra) por todas las bondades brindadas durante el año. Por las lluvias, por el agua, por los frutos de la tierra.
Sobre sus orígenes “no hay una claridad concreta en el origen de las yunzas, pero hay algunas evidencias, manifestaciones prehispánicas de algún tipo de celebración. En algunos ceramios Nazca se observa a un grupo de personas alrededor de un palo, se puede presumir que sea una yunza, pero no podemos asegurar nada. Sin embargo, para la época inca existió lo que se llama el Apucllay, que significa juego y también duelo (competencia). Se celebraba después del solsticio de verano”, explica la antropóloga Ivanna Zúñiga, docente de la Universidad Nacional de San Agustín.
Pueblos. Para entender estas prácticas tradicionales, es importante subrayar, como menciona la profesional en Antropología, los procesos culturales. Esto quiere decir que “al entrar en contacto dos o tres culturas se da un sincretismo y este proceso de amalgama se convierte en una tercera forma cultural”. Un claro ejemplo de esto es la llegada de los españoles al imperio incaico, en ese contexto también se produce esta conciliación de tradiciones, las cuales hasta el día de hoy siguen vigentes en algunas partes del país.
Es así que las la yunza es una práctica de costa, sierra y selva . Sin embargo, durante el conflicto armado interno se vivió un proceso de migración que también evidenció la práctica de estas costumbres en las ciudades. “Las personas migran con su cultura que está en su mente y se evidencia a través de actos. La yunza tiene un fuerte carácter simbólico. Depende de la zona en la que se vaya a realizar también recibe distintos nombres”, indica Zúñiga.
---------------------------------------------------------------------------------------
La intención de adornar el árbol con regalos, depende de cada contexto, pero el mensaje siempre es la abundancia.
---------------------------------------------------------------------------------------
Por lo tanto, nos revela que esta es una “celebración de tipo propiciatoria en muchas comunidades”. Esto significa que es un rito o una ceremonia en la que la población intentará obtener algún beneficio, además de crear un vínculo con lo divino.
“La intención de adornar el árbol con regalos, depende de cada contexto, pero el mensaje siempre es la abundancia. La carga simbólica del objeto es muy importante. A veces son frutas, mantas, lavadores de plástico, los cuales pueden ser colgados, pero también son útiles para el poblador”, señala
Los carnavales peruanos están marcados por el carácter festivo de las zonas andinas, ahí el carnaval es una fiesta de la alegría común en donde se conjugan ritmos y tradiciones propias de cada región. Es una fiesta de la algarabía y color que cíclicamente rompen con toda solemnidad. Más allá de las peculiaridades regionales, una característica común a casi todos los lugares de la sierra es el ritual de la yunza, conocida como "umisha" en la selva y como "cortamonte" en la costa.
Consiste en plantar artificialmente un árbol cargado de regalos, en torno al cual se baila hasta tumbarlo con los cortes de un machete o hacha. La pareja que da el corte con el que se derriba al árbol queda emparentada y a cargo de la organización de la yunza del siguiente año.
En las yunzas es muy difundido jugar con serpentinas, pica pica, echar talco o agua a las personas, por lo que durante toda la fiesta es conveniente andar prevenido. Todos los pueblos y ciudades del Perú tienen su carnaval con sus propias particularidades.
En las ciudades costeras la gente del barrio se pasa la voz: “vamos a la yunza”, es decir, vamos a cortar el monte. Se trata de un árbol de molle que plantan en media calle, lo decoran con regalos, y luego los asistentes tienen que derribarlo a punta de machetazos mientras bailan y consumen tragos típicos alrededor.
En Cajamarca, a esta fiesta la llaman “unshas” (“árbol vestido”), que por lo general son árboles de capulí. En Ayacucho le conocen como “sacha cuchuy” (“cortar árbol” en quechua). Tanto las “unshas” como los “sacha cuchuy” van acompañados musicalmente de guitarras, quenas, tinyas y cascabeles.
En nuestra Amazonía las "humishas" (“árbol con regalos”) son árboles -generalmente palmeras- que se adornan con quitasueños, espejos, cadenetas e incluso animales vivos. Las parejas bailan alrededor formando eufóricas pandillas.
En la zona del sur chico del Perú (Cañete, Chincha, Ica), la yunza es dirigida a un muñeco llamado 'Huanchihualito… Huanchihualón' (expresión africana), símbolo del carnaval. Todos bailan alrededor de un sauce, el árbol aclamado con ritmos cadenciosos, pícaros, llenos de versos, como esta copla que suena así: “huanchihualito, huanchihualó / para amante solo yo…”.
El dato:
*En casi toda la costa de nuestro país, a esta desbordante fiesta le llaman "cortamonte". En la sierra le dicen "yunza". Y en la selva se conoce como “humishas”.
*En los últimos años esta costumbre ha empezado a ser cuestionada por el hecho de talar los árboles. Por lo mismo, algunas comunidades y organizadores de estos eventos han comenzado a sembrar árboles. Una solución para mantener el equilibrio es que las poblaciones se organicen para imitar este buen ejemplo.
Fuentes: www.larepublica.pe / www.diariocorreo.pe /
Anuncios: